Anatomía de la operación de influencia a favor de Alex Saab

Anatomía de la operación de influencia a favor de Alex Saab

Publicado el 22 Mar 2023

Pasó de ser un empresario cuyas acusaciones internacionales eran ignoradas por el gobierno venezolano en 2020, a una personalidad pública defendida con toda la fuerza del Estado en 2022. Su metamorfosis mediática es producto de una extensa operación de influencia cuya historia fue reconstruida con el uso de rastros digitales.

  • La difusión de noticias falseadas, el impulso de tendencias no auténticas en redes sociales y la activación de redes de cuentas falsas fueron instrumentos útiles para simular un apoyo popular generalizado a Alex Saab que realmente no tiene.
  • La campaña en medios digitales y redes sociales no fue suficiente y los obligó a volver a prácticas de marketing guerrilla, pintando graffitis en paredes en Caracas, fabricando miles de franelas idénticas con el rostro de Saab y proyectando la etiqueta #FreeAlexSaab en las paredes de importantes edificios en Estados Unidos e Inglaterra.
  • Evidencias digitales permiten trazar conexiones entre los mensajes a favor de Saab dejados en medios, redes y paredes y la planificación de la operación de influencia por parte del Estado venezolano.

El 24 de noviembre de 2022 comenzó a circular un comunicado en el que se anunciaba la incorporación de la modelo italiana y esposa de Alex Saab, Camilla Fabri, a la delegación oficialista que participa en el proceso de diálogo internacional frente a la oposición venezolana. El día siguiente, poco después del arribo a México de los representantes del chavismo, Fabri fue presentada en rueda de prensa por Jorge Rodríguez, líder de ese grupo, como “defensora de los derechos humanos” y “delegada plenipotenciaria” en las negociaciones.

En ese momento se hizo aún más clara la importancia que tiene Alex Saab para el gobierno bolivariano. Fabri representa al Estado venezolano y, al mismo tiempo, a los intereses de Alex Saab, el empresario colombiano considerado “Enviado Especial” por el gobierno de Nicolás Maduro, que se enfrenta a un juicio en Estados Unidos acusado de conspiración para cometer lavado de dinero.

Pero antes de que fuera reconocido explícitamente como un actor cercano a Maduro y de que Fabri estampara su firma —en nombre de su esposo— en el Segundo Acuerdo Parcial derivado del proceso de negociación, fue necesario intentar conquistar el espacio informativo nacional.

Por más de dos años, el gobierno bolivariano se ha esforzado en posicionar una serie de narrativas para justificar su relación con el empresario, contrarrestar las acusaciones de corrupción en su contra y, eventualmente, garantizar la libertad de Saab, un aliado comercial extraordinario con acceso a información clasificada que, de ser revelada a sus adversarios, le podría suponer grandes riesgos.

Desde el día de su arresto en Cabo Verde, el 12 de junio de 2020, Cazadores de Fake News hizo seguimiento a la masiva campaña desplegada en redes sociales, medios tradicionales y espacios físicos cuyo objetivo es influenciar la opinión pública venezolana e internacional con un conjunto de narrativas favorables al gobierno bolivariano sobre el caso Saab. Esta operación de influencia está conformada por decenas de incidentes informativos investigados hasta diciembre de 2022, que obedecen a tácticas, técnicas y procedimientos ejecutados de forma pública o encubierta por diplomáticos, abogados, medios de comunicación, periodistas y varias empresas de relaciones públicas involucradas, en al menos cuatro países distintos.

Muchos de estos incidentes hicieron uso de desinformación, incluyendo la difusión de noticias falseadas, acciones para manipular redes sociales, el impulso de tendencias no auténticas en redes sociales y la activación de redes de cuentas falsas. La desinformación fue un instrumento útil por distintos motivos: para simular apoyo popular generalizado a Alex Saab que no es real, para afectar la credibilidad de periodistas, medios e investigadores de su caso y para desviar la atención de la opinión pública mientras suceden eventos que pueden perjudicar la imagen y el resultado del juicio al empresario.

En los siguientes capítulos se resume la evolución, tácticas, técnicas y procedimientos usados por la operación de influencia a favor de Alex Saab, una de las más extensas y mejor documentadas en la historia de Venezuela.

Una detención inesperada

El 9 de junio de 2020, tres días antes de la detención de Alex Saab, la Fiscalía de Colombia había impuesto medidas cautelares a bienes del empresario avaluados en cerca de US$9 millones. Su nombre era conocido desde mucho antes: medios venezolanos habían señalado sus vínculos políticos con el gobierno bolivariano desde julio de 2016 y estaba siendo investigado formalmente desde 2018 por la Fiscalía colombiana.

Saab fue capturado en Cabo Verde mientras el avión en el que viajaba repostaba combustible. Al día siguiente, a las 6:04 P. M. (VEN), la Cancillería venezolana publicó un comunicado, denunciando su “detención arbitraria”, llamándolo “ciudadano venezolano” y “agente del Gobierno Bolivariano de Venezuela”. En ese comunicado no se mencionó la designación de Saab como “Enviado Especialsupuestamente promulgada el 9 de abril de 2018 y que apareció en la Gaceta Oficial N° 6.373 del 26 de abril de ese año, un documento que en 2022 sería mostrado como prueba del estatus diplomático del empresario. Sin embargo, el documento presenta varias irregularidades, entre ellas la existencia de al menos dos versiones distintas y que la segunda versión, la única en la que aparece la designación como “Enviado Especial”, tiene evidencias de haber sido creada y colgada en la página imprentanacional.gob.ve en abril de 2022, casi 47 meses después de su supuesta promulgación.

Hay otras evidencias forenses digitales que permiten demostrar la cercanía de la Cancillería venezolana con el caso de Saab durante los primeros días de su detención en Cabo Verde, en junio de 2022.

La supuesta designación de Saab como “Enviado Especial” fue mencionada por primera vez por Jorge Arreaza, para entonces Canciller venezolano, el 13 de junio de 2020. Sin embargo, apenas horas después de su detención, el nombre en inglés del cargo de Saab, “Special Envoy”, apareció en un artículo de Orinoco Tribune, un portal venezolano que publica contenido en inglés y que se describe como “independiente”, pero que está dirigido por Jesús Rodríguez-Espinoza, un actor muy cercano a la Cancillería venezolana, ya que había sido el Cónsul General de Venezuela en Chicago hasta mediados de 2017.

Fue precisamente otro artículo de Orinoco Tribune, publicado el 12 de agosto de 2020, uno de los primeros en ser difundido de forma inauténtica mediante el uso de cuentas con comportamiento similar a bot y redes de influencers indios y paquistaníes, que simularon apoyo popular a Alex Saab en Twitter. Fue la primera sub-operación de astroturfing (supuesto apoyo popular no auténtico) relacionada con la campaña. Su objetivo era, muy probablemente, inundar el espacio informativo y contrarrestar el inmenso caudal de tweets negativos en contra del empresario colombiano, que sí eran publicados espontáneamente por ciudadanos venezolanos “de carne y hueso”.

La primera “noticia falsa” difundida en el marco de la Operación de Influencia a favor de Alex Saab, fue posiblemente un artículo compartido por una red de cuentas aparentemente automatizadas (bots), la segunda quincena de agosto de 2020. Un artículo en inglés que apareció en el subdominio indio de noticias Yahoo, cuya traducción equivalente en español es: “YAHOO: Aumenta la inquietud internacional por las circunstancias de la detención del enviado venezolano”, en realidad no era contenido original de Yahoo Noticias. El texto citaba como fuente al blog indio Ed Times, que explícitamente ofrece servicios publicitarios, entre los que se incluye la publicación de noticias no verificadas, que fácilmente pueden ser falsas o engañosas y su difusión como si se tratara de una noticia real.

El contenido desinformativo fue compartido durante una fase incipiente de la operación de influencia en la que aún no existían páginas web auxiliares a la campaña, útiles para difundir sus narrativas, ni tampoco las estrategias de amplificación y manipulación en redes sociales que serían desplegadas meses más tarde.

La legión de las cuentas robot

Entre el mes de agosto de 2020 y abril de 2021, Cazadores de Fake News publicó seis listas con 660 cuentas posiblemente automatizadas (bots), que fueron usadas en la campaña de defensa de Alex Saab en Twitter.

La mayoría tenían varios factores comunes que hacían posible identificarlas: habían sido creadas recientemente, tenían pocos seguidores y pocas cuentas seguidas, generalmente eran anónimas y la totalidad de su contenido era de tipo repetitivo (spam), con menciones a cuentas de autoridades de Cabo Verde y etiquetas como #JusticeForSaab (Justicia para Saab), #FreeTheSpecialEnvoy (Liberen al Enviado Especial) y #Justicia_Para_Saab.

Fueron precisamente cuentas bots las que a finales de agosto de 2020 publicaron por primera vez en Twitter la frase FreeAlexSaab, que terminaría convirtiéndose en la etiqueta dedicada usada el resto de la campaña y, eventualmente, sería adoptada por influencers venezolanos como leitmotiv. El 25 de septiembre de 2021, un año después de su primera mención en redes sociales y 11 días después de que los delegados oficialistas en el proceso de diálogo exigieran la incorporación de Saab a la mesa de diálogo, la etiqueta FreeAlexSaab apareció en los afiches que enseñaron sus integrantes a su llegada a México.

Desde el inicio, la difusión masiva de mensajes pro-Alex Saab en Twitter mediante el uso de cuentas bot, tuvo varias desventajas.

La evidente actividad anómala llamó la atención de Twitter, que tomó medidas para limitar el impacto de esta táctica desinformativa, que viola la política en contra del spam y la manipulación de plataforma. La mayoría de las cuentas creadas eran bloqueadas rápidamente por la red social, lo que implicaba la creación de nuevas cuentas falsas y el alcance de los tweets de varias de las cuentas falsas, aparentemente estaba siendo disminuido por la red social.

Pero el principal inconveniente de las cuentas bot que actuaron durante este período, es que la técnica afectaba la credibilidad y la legitimidad de la campaña. Algunos de los primeros tuiteros que comenzaron a apoyar a Alex Saab en Twitter a principios de 2021, argumentaban que no eran bots, resaltando que eran operadores humanos y negando la participación de cuentas falsas en la campaña.

Lee más al respecto en la nota completa de Cazadores de Fake News para la Coalición C-Informa, aquí.

Ver todas las publicaciones
  • Otros contenidos relacionados

  • 01

    Bono por tuitear: así se paga por impulsar propaganda y desinformación en Venezuela

    El discurso del chavismo en redes se expande gracias al apoyo de ciudadanos que reciben bonificaciones

    Leer más
  • 02

    Ideología de género, la teoría conspirativa que une a políticos opositores y chavistas para desinformar contra la comunidad sexodiversa

    Por C-Informa

    Leer más
  • 03

    Venezuela News y el arte de vender desinformación

    Por C-Informa

    Leer más
  • 04

    #CiberalianzaAlDescubierto: desinformación y ataques en línea con tinte de género

    Las candidatas a las Primarias de la oposición tuvieron una mayor cantidad de bulos y ataques vinculados a su género que los candidatos hombres

    Leer más
  • 05

    #CiberalianzaAlDescubierto: El Mazo y las redes anónimas se unen para desinformar

    Miembros e instituciones del Estado participaron en campañas desinformativas con apoyo de redes anónimas coordinadas

    Leer más
  • 06

    La narrativa del “fraude” contra las primarias convocó a viejos conocidos de la desinformación en Venezuela

    Desde el Estado se implementarion varias estrategias para desacreditar las Primarias de la oposición venezolana

    Leer más
  • Suscríbete

    Suscríbete a nuestro informe semanal

    Suscríbete