Cruz Roja: lo que hay detrás de la intervención en Venezuela de una de las ONG más importantes en el mundo

Cruz Roja: lo que hay detrás de la intervención en Venezuela de una de las ONG más importantes en el mundo

Publicado el 23 Ago 2023

¿Qué pasó con la Cruz Roja en Venezuela?

Escucha el #AudioReportePB de esta nota aquí:

La intervención de la Cruz Roja en Venezuela por parte del Gobierno de Maduro encendió las alarmas sobre el futuro no solo de este organismo internacional, sino de las ONG e instituciones independientes que hacen vida en el país.

 

El entramado de la intervención de este organismo se tejió alrededor de un modelo que se ha repetido con otras instituciones en el país y que incluso, replica dinámicas de otros regímenes autoritarios en la región.

 

Mientras en Venezuela el Tribunal Supremo de Justicia impuso una nueva junta directiva ad hoc para el organismo; en Nicaragua, el régimen de Ortega eliminó por completo la figura de la Cruz Roja y la sustituyó por un nuevo organismo que responde directamente a su gobierno (Cruz Blanca).

 

¿Qué pasó con la Cruz Roja en Venezuela?

 

Los rumores sobre una posible intervención de la Cruz Roja en Venezuela venían en aumento días antes de que finalmente el TSJ tomará una decisión.

 

Como en otras ocasiones y respondiendo a un patrón ya establecido en el Gobierno de Maduro, el dirigente político Diosdado Cabello días antes sentenció lo que ocurriría con la Cruz Roja en Venezuela.

 

El miércoles 3 de agosto, en el programa «Con el mazo dando», Cabello señaló al entonces presidente de la Cruz Roja venezolana, Mario Villarroel, por manejar al organismo de una manera incorrecta. «No tengo nada en contra de la Cruz Roja sino contra quienes la dirigen, las mafias no me gustan en ninguna parte», dijo mientras aseguraba que existían denuncias de trabajadores sobre actos de corrupción.

 

Ya para entonces el fiscal general de la República, Tareck Willian Saab, anunciaba una investigación por parte del Ministerio Público en contra del equipo del entonces presidente de la Cruz Roja, Mario Villarroel.

 

 

Finalmente el 4 de agosto se publicó una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que ordenaba una reestructuración “amplia y diversa en la Cruz Roja con la participación de los sectores de la sociedad venezolana”.

 

La decisión del TSJ denota una preparación previa. En la sentencia, se nombraba ya a la nueva directiva. Se designó al empresario y presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, como nuevo director de la organización, acompañado por gente vinculada al sector salud y otras dos sorpresas: Alberto Vollmer y el esgrimista Rubén Limardo.

 

La noticia del día no tuvo tendencia en redes

A pesar que el tema de la intervención de la Cruz Roja se explicó e informó ampliamente por los medios de comunicación digitales, no logró posicionarse como tendencia en Venezuela, ni con la sociedad civil ni por parte del régimen.

 

El día en que el TSJ dictó sentencia de intervención de la Cruz Roja (4 de agosto) el oficialismo impulsaba la etiqueta #GNB86AniversarioConElPueblo para resaltar el 86 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana.

 

Por su parte, desde la cuenta del Ministerio de Información y Comunicación (MIPPCI) se impulsó la etiqueta #MaduroInvencible para conmemorar los 5 años del supuesto intento de magnicidio contra Nicolás Maduro, acumulando un total de 102 mil tweets.

 

No es la primera vez

No es la primera vez que el régimen venezolano se enfrenta a organizaciones humanitarias. En enero de 2021, fueron detenidos seis integrantes de la organización Azul Positivo, bajo cargos de lavado de dinero.

 

En julio de 2021 también fue privado de libertad Javier Tarazona, director de FundaRedes, una organización que monitorea las violaciones a derechos fundamentales, con énfasis en las zonas fronterizas. En esta ocasión lo acusaron de “traición a la patria”.

 

Pero las intervenciones a organizaciones hasta el momento se habían reservado a organismos políticos. En julio de 2020, el TSJ suspendió a la directiva de Voluntad Popular, el partido de los exiliados opositores Leopoldo López y Juan Guaidó.

 

Y en junio de ese mismo año el máximo tribunal había tomado medidas similares contra otros dos de los mayores partidos opositores: Acción Democrática y Primero Justicia.

 

El último partido político que ha sido víctima de las intervenciones a dedo por parte del Gobierno de Maduro ha sido el Partido Comunista de Venezuela (PCV), el cual fue intervenido hace apenas unos días (11 de agosto de 2023).

 

Ahora, con la intervención de la Cruz Roja, parece abrirse un nuevo compás en el tema de intervenciones de organismos independientes, antes reservado a los partidos políticos.

 

La postura de la Cruz Roja Internacional y el llamado de las ONG

Ante la decisión del TSJ, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) se mostró preocupada por la situación en Venezuela y envió a funcionarios de alto nivel a Caracas para abordar los temas sobre esta intervención.

 

“Nuestra prioridad es proteger el papel fundamental de la Cruz Roja Venezolana y de su voluntariado y personal en el país: su acción humanitaria neutral, imparcial e independiente es esencial para salvar vidas”, señaló en un comunicado.

 

El organismo internacional aseguró que cualquier intervención “suscita serias preocupaciones” sobre la independencia y labor humanitaria de la Cruz Roja, la cual se basa en Principios Fundamentales.

Ante la situación, organismos defensores de derechos humanos han alzado la voz para denunciar los riesgos que implica estas prácticas de intervención por parte del régimen de Nicolás Maduro.

 

El Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) alzó la voz ante la intervención que sufrió la Cruz Roja en el país.

 

“Alertamos que tal decisión constituye el agravamiento de un patrón de intervenciones violatorias a las diferentes expresiones de la sociedad civil que se viene produciendo en el país y que hasta ahora se había limitado a imponer nuevas directivas y llamar a elecciones en colegios profesionales, sindicatos, organizaciones con fines políticos e incluso en juntas de condominio”, señala el organismo en un comunicado.

 

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (RELE) también expresó rechazó por lo que pasó con la Cruz Roja en Venezuela.

 

Mediante un comunicado en su página web, el CIDH aseguró que las decisiones recientes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela «atentan contra la libertad de asociación» y por eso piden proteger el espacio cívico y garantizar la participación en asuntos de interés público sin ningún tipo de discriminación.

 

Venezuela sigue el ejemplo de Nicaragua

La intervención de la Cruz Roja en Venezuela tiene un precedente reciente en Nicaragua. El pasado 10 de mayo, los legisladores afines al régimen de Ortega derogaron la autonomía de la Cruz Roja de ese país con el argumento de que la Cruz Roja Nicaragüense “violó” su imparcialidad al atender a heridos durante las protestas de abril de 2018.

 

A partir de esa fecha, en Nicaragua se creó una Ley para la creación de la nueva Cruz Roja Nicaragüense que aunque seguía los principios de la Cruz Roja internacional era manejada por el gobierno de ese país. Sin embargo, parece que esa decisión no bastó y el régimen fue un paso más allá. El 2 de junio de este año se aprobó de manera urgente la Ley de la Cruz Blanca.

 

La Cruz Blanca, según la ley, tendrá como finalidad realizar actividades humanitarias y de socorro, especialmente en el ámbito de la salud, «rigiéndose por los principios solidarios y prácticas humanitarias de la nación nicaragüense», y no los de la Cruz Roja Internacional, como habían aprobado el 10 de mayo pasado.

 

La diferencia es que la Cruz Blanca no será sucesora legal sin solución de continuidad de la Asociación Cruz Roja Nicaragüense, ni continuará dando cumplimiento al marco jurídico internacional fundamentado en los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales de los cuales Nicaragua es Estado Parte. Tampoco da continuidad a los Principios Fundamentales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja aprobados en la Conferencia de Viena de 1965 y su reforma de la XXV Conferencia de Ginebra de 1986, así como aquellos en donde Nicaragua es Estado Parte.

 

Lo que está sucediendo tanto en Venezuela y Nicaragua brinda un panorama más visible de cómo los regímenes autoritarios de la región no solo se coordinan en redes sociales, sino que también siguen patrones similares en cuanto a represión y violación de derechos humanos.

 

Síguenos en todas las redes sociales como @ProBoxVE para más información y contenido sobre estos temas.

Ver todas las publicaciones
  • Otros contenidos relacionados

  • 01

    #LikesDeMentira: La manipulación detrás del supuesto baneo en redes a Maduro

    La nueva estrategia del régimen venezolano que busca viralizar la falsa censura en redes sociales

    Leer más
  • 02

    #BonoNoEsSalario: la exigencia ciudadana ignorada por Maduro

    Maduro se escuda en las sanciones para no aumentar el salario

    Leer más
  • 03

    Resistencia en las redes: La sociedad civil nicaragüense frente a la "Ley de Paz" de Ortega

    La respuesta por el 2018 es una "Ley de Paz"

    Leer más
  • 04

    Venezuela se incendia mientras el oficialismo responsabiliza al fascismo

    En alianza entre ProBox y Efecto Cocuyo

    Leer más
  • 05

    Sin voz ni voto: la ley que perpetúa el autoritarismo en Venezuela

    Miedo, represión y más censura. La Ley contra el fascismo es la nueva carta de Maduro para seguir consolidando su modelo autoritario en un país que espera y anhela unas elecciones democráticas

    Leer más
  • 06

    Régimen de Ortega-Murillo impulsa Ley para monitorear aún más lo que ven los nicaragüenses

    El régimen se sacó una nueva Ley de la manga para controlar (aún más) lo que ven y con quién hablan sus ciudadanos.

    Leer más
  • Suscríbete

    Suscríbete a nuestro informe semanal

    Suscríbete