El Salvador: la destrucción de la institucionalidad y el aumento de restricciones al espacio público

El Salvador: la destrucción de la institucionalidad y el aumento de restricciones al espacio público

Publicado el 08 May 2024

¿Por qué estudiamos El Salvador?

Con la reelección del popular presidente Nayib Bukele se encienden las alarmas sobre las formas de continuidad en la política en El Salvador y las reiteradas violaciones de derechos humanos por parte del Estado bajo el régimen de excepción. 

 

El país centroamericano ha suscitado serias preocupaciones por el respeto a las libertades y a los derechos humanos. Organizaciones como Amnistía Internacional, el Observatorio Universitario de Derechos Humanos (OUDH) y Freedom House han realizado alertas sobre la crisis que se podría profundizar durante este segundo mandato.

 

Ante esta situación, desde ProBox iniciamos la investigación de la conversación sociopolítica en redes de El Salvador, país que ha retrocedido más de 20 puntos en materia de libertades durante los últimos 10 años.  

 

Te contamos algunas de las principales alertas que se han levantado en torno al gobierno de Bukele. 

 

Régimen de excepción

 

El Salvador se encuentra bajo un régimen de excepción desde marzo de 2022. Este régimen suspende derechos constitucionales, tras una escalada de homicidios atribuida a las pandillas y que ha dejado más de 79.200 detenciones y más de 6.000 denuncias de violaciones a derechos humanos. 

 

Según reveló el Observatorio Universitario de Derechos Humanos (OUDH), las cifras alarmantes van acompañadas de un incremento del desplazamiento forzado y un preocupante aumento en la letalidad de las fuerzas estatales.

 

Aunque se ha reportado una mejora en la percepción de seguridad por parte de la población, la implementación del régimen de excepción ha suscitado preocupaciones sobre la suspensión de derechos constitucionales y el aumento en la tasa de encarcelamiento, planteando interrogantes sobre el equilibrio entre seguridad y derechos humanos. 

 

La falta de transparencia en la gestión de la información pública ha dificultado el análisis completo del impacto de las medidas gubernamentales, especialmente en relación con la Fuerza Armada, cuya imagen ha experimentado cambios notables.

 

Muerte a manos del Estado

 

Jorge Rodríguez, coordinador del OUDH, explicó que la Procuraduría General de la República (PGR) registró un incremento del 78,5% en las víctimas de desplazamiento forzado en 2023, con 2.099 personas afectadas. Sin embargo, la PGR no detalló el total de hechos generadores o de supuestos victimarios, aunque datos de organizaciones humanitarias apuntan a agentes de las fuerzas estatales. También se destacó el aumento de muertes violentas a manos de policías y soldados en supuestos enfrentamientos.

 

Uso de instituciones públicas para promover narrativas

 

Los informes de Amnistía Internacional, el OUDH y Freedom House han arrojado luz sobre una serie de desafíos críticos que enfrenta El Salvador, destacando el deterioro del respeto y la protección de los derechos humanos, la corrupción generalizada y la vulneración de la democracia y el Estado de derecho. 

 

Además, se ha observado el uso de instituciones públicas para promover narrativas electorales y gubernamentales. Este fenómeno socava la independencia y la imparcialidad de las instituciones, debilitando así la democracia, lo que ha generado desconfianza en la integridad de las mismas y ha debilitado la credibilidad del proceso democrático en la nación.

 

Cierre del espacio público

 

Con el régimen de Bukele se ha promovido el  cierre de espacios públicos, mediante la restricción de la libertad de prensa, la represión de la sociedad civil y la limitación de las libertades individuales. 

 

Una muestra de ello es cómo un medio reconocido internacionalmente como El Faro, cambió su domicilio administrativo a Costa Rica, en vista de las restricciones a su ejercicio. “El desmantelamiento de nuestra democracia, la falta de controles al ejercicio del poder de un pequeño grupo, los ataques a la libertad de prensa y el cierre de todo mecanismo de transparencia y rendición de cuentas en El Salvador amenazan seriamente el derecho ciudadano a estar informado”, aseguró el medio en un comunicado sobre su decisión. 

 

Cambios en la constitución

 

A finales de abril de 2024 la Asamblea Nacional de El Salvador aprobó un cambio en un artículo de la constitución el cual establecía la posibilidad de modificar la Constitución mediante la aprobación en una legislatura con mayoría simple y su ratificación con el voto de los dos tercios de las bancadas, es decir 56 congresistas. La enmienda aprobada agrega que este proceso se podrá realizar en una misma legislatura con tres cuartas partes de los diputados electos (45 de 60).

 

11 organizaciones sociales rechazaron enérgicamente la reforma en un comunicado conjunto difundido en redes sociales tras la plenaria, alegando que esta reforma vulnera uno de los pilares de la democracia: el diálogo ciudadano. 

 

Los desafíos que enfrenta El Salvador en materia de democracia y derechos humanos son complejos y requieren una atención urgente.  El estudio y la investigación de ProBox en el espacio digital de este país busca arrojar luz sobre estos problemas y contribuir a la promoción de la democracia y los derechos humanos; entendiendo cómo se comporta la propaganda, la desinformación y la información verificada en el país. 

 

Para más información sobre manipulación sociopolítica en redes pueden seguirnos en las redes sociales como @ProBoxVe 

Ver todas las publicaciones
  • Otros contenidos relacionados

  • 01

    Reforma constitucional en El Salvador: el retroceso de la democracia en manos de Bukele

    Menos controles legislativos y mayores polémicas

    Leer más
  • Suscríbete

    Suscríbete a nuestro informe semanal

    Suscríbete